Quiche de verduras

Receta cortesía de El Invitado de Invierno
Las quiche son otro gran invento para embutirles todo tipo de sobras que anden por nuestra despensa: de verduritas cocidas o al vapor a pescado ahumado o incluso sobras de pescado, pasando por jamones y pancetas que han conocido mejores tiempos y carnes estofadas o restos de cocidos varios.

Ingredientes para un molde de 25 cm de diámetro o cuadrado de 22 cm x 22 cm

250 g de masa quebrada; algo de mantequilla y harina para preparar el molde; 500 o 600 g de verduras variadas, previamente cocinadas (al menos al dente); 5 huevos grandes; 80 g de nata líquida o leche evaporada; queso rallado; sal al gusto.

Quiche de verduras

1

Engrasar y enharinar el molde desmontable que vayamos a utilizar y reservar.

Extender la masa quebrada hasta el tamaño del molde, con un rodillo si fuera necesario. Pasarla con cuidado al molde y asentarlar bien para que se adhiera a todos los recovecos. Recortar el sobrante con un cuchillo.

Pinchar la superficie del fondo con un tenedor y meter el molde en el congelador 30 minutos.

Quiche de verduras

2

Preparar las verduras a usar si es que necesitan cocción. Hemos utilizado coliflor previamente pasada al horno a 230º C para que quede un poco caramelizada por fuera que le aporta mucho sabor. También espárragos trigueros ligeramente pasados por el microondas para quitarles el punto crudo. Sea cual sea el tipo de verduras conviene trocearlas uniformemente para distribuirlas bien.

Calentar el horno a 180º C para cocer primero la masa sola con papel de hornear encima y legumbres secas que hagan peso, durante unos 20 o 25 minutos. Así la masa queda más crujiente.

Quiche de verduras

3

Sacar el molde con la masa precocida y distribuir por encima las verduras. Batir los huevos con la nata o la leche evaporada y sazonar al gusto. Puedes añadir algo de queso rallado también, si te gusta.

Verter la mezcla encima de las verduras, hasta llegar al borde de la masa y meter el molde al horno para cuajar la quiche, durante otros 30 minutos. Dejar templar, desmoldando la quiche y dejando solo la base del molde. Servir templada.