Gelatina de cava

Receta cortesía de El Invitado de Invierno
A todos nos pasa. Después de la Navidad se nos queda alguna botella de cava o champán abierta que acaba perdiendo el gas y toda la gracia. Reconvierte ese cava pasado en un rico y bonito postre de gelatina de cava, que puedes hacer en un solo lingote rectangular que luego cortar en porciones. Adornando las gelatinas con frutos rojos tendrás un postre de lujo y no habrás tirado nada.

Ingredientes para 10 o 12 porciones

750 ml de cava o champán, blanco o rosado; 2 cucharadas de gelatina neutra en polvo; 100 g de azúcar o una cantidad equivalente de edulcorante; Un poco de aceite de girasol para el molde; frutos rojos para adornar.

Gelatina de cava

1

Poner en un bol 150 ml de cava frío y espolvorear con la gelatina en polvo. Dejar que se hidrate un par de minutos.

Calentar el líquido en un cazo o en propio bol, en el microondas, hasta que la gelatina se disuelva.

Gelatina de cava

2

Verter la mezcla caliente sobre el resto del cava en un bol. Remover para que se mezclen ambas.

Añadir el azúcar o el edulcorante elegido y volver a mezclar.

Gelatina de cava

3

Verter ahora la mezcla en el molde seleccionado. Si es metálico conviene untarlo antes con un poco de aceite de girasol, ayudándote con papel de cocina.

Dejar que se enfríe a temperatura ambiente y después meter tapado en el frigorífico toda la noche.

Al día siguiente, desmoldar y cortar en porciones. Servir decorado con frutos rojos.