Rosquillas Arcoíris

Hermosas y deliciosas

Originarias de Brooklyn, Nueva York, las rosquillas arcoíris son una versión colorida de la típica roquilla. Este impresionante efecto se consigue tiñiendo la masa y trenzando distintos colores antes de porceder al horneado. Nuestra receta, más sencilla, se salta la fase complicada de hervir las roquillas y utiliza un horno de vapor para obtener óptimos resultados. No diferencia en sabor con una rosquilla tradicional, así que atrévete a disfrutarlas con tus toppings favoritos.

Ingredientes (unas 10 rosquillas)

2 vasos de agua caliente
1 paquete de levadura activa seca
1 cucharada de azúcar
6  vasos de harina de trigo normal (ten preparada un poco más aparte)
12 gr de sal
1 cucharada de aceite vegetal, y un poco más para engrasar el cuenco
Colorante alimenticio rosa, blanco y negro

Preparación (I)


1.
 Mezcla el agua caliente y el azúcar en el cuenco de una amasadora de repostería. Añade la levadura al azúcar con agua y déjala reposar hasta que salgan burbujas y espuma (cerca de 10 minutos).

2. Añade la harina, el aceite y la sal a la mezcla de agua.

3. Utilizando un gancho de repostería, mezclar durante 5 minutos (si no dispones de una amasadora de repostería utiliza una cuchara de madera hasta que la masa esté tan consistente que ya no puedas mezclar más). Tras unos 5 minutos, saca la masa del cuenco y trabajala con las manos otros 5 minutos hasta lograr una masa suave y en absoluto pegajosa. Si la masa sigue pegajosa, espolvorea un poco de harina por encima y sigue trabajándola hasta que deje de estarlo.

4. Coloca la masa en un cuenco grande, engrasado con aceite, cubre con film y deja que suba en un sitio templado durante 60 minutos.

5. Una vez que la masa ha subido, compáctala un poco y dividela en 3 porciones. Tiñe cada porción con un colorante alimenticio diferente. Es recomendable trabajar a mano cada porción de 10 a 15 minutos para obtener un bonito color homogéneo. Conserva la masa que no estés utilizando cubierta con el papel film para que no se seque.

Preparación (II)

6. Estira la masa con un rodillo sobre una tabla de cortar y corta tiras de 2,5 x 15 cm de espesor. Trenza la masa para crear una espiral y junta los dos extremos. Repite este proceso con los tres colores de masa.

7. Coloca la masa en una superficie ligeramente engrasada, cubre con un paño limpio y deja que suba hasta casi el doblar su tamaño inicial, en una zona libre de corrientes de aire y durante unos 20 o 30 minutos.

8. Coloca ahora las rosquillas en una bandeja repostera del horno y deja hornear con la función vapor al 25% a 150ºC durante 12 minutos. Luego incrementa la temperatura hasta los 200ºC y hornea durante otros 10 minutos. Luego deja descansar un rato las rosquillas bajo un paño, antes de servir.